¿Pueden los niños recibir Coaching?

Son muchas la personas las que me preguntan sobre mi metodología en coaching infantil, y si un niño puede recibir coaching. Es que es algo que he ido implementando a través de la experiencia, ya que cuando comencé no había referentes en este ámbito que trabajaran de forma especializada y holística.
A día de hoy ya he asentado una metodología eficaz y consistente con la que trabajo diariamente con menores, familias y profesores.
Existe cierta polémica con que los menores de edad o si un niño puede recibir coaching o no, y nada más lejos de la realidad. Muchas de estas premisas se basan en la idea de que la profundidad de las conversaciones de coaching, no las entienden los niños y hay que decirles lo que tiene que hacer porque no tienen criterio propio aún, pero lo que está claro, es que si decidimos por ellos por sistema, nunca lo tendrán y el coaching ayuda precisamente a fomentar la autoconciencia. Otros también afirman que no tienen autonomía para tomar decisiones por sí mismos pues están sujetos a los límites de los padres, y es cierto, por eso hay que incluirlos en el proceso. Como ves, ambas cuestiones se pueden trabajar para que no supongan un problema, y sin embargo sí beneficiarse de las múltiples ventajas del coaching.

¿Desde qué edad un niño puede recibir coaching?

La entrada a primaria es un buen momento para comenzar, en los 5 o 6 años un menor ya puede mantener conversaciones sobre sí mismo y los demás. Se da cuenta de las cosas que quiere mejorar y el coach puede realizar numerosas dinámicas y estrategias para mantener su grado de compromiso y responsabilidad en los planes de acción que se marque.
Los problemas de los niños menores de 5 años, los trabajo conjuntamente con los padres y el menor en Coaching Familiar.

¿Cuáles son las demandas más frecuentes en coaching infanto-juvenil?

Suelen ser los padres quienes se ponen en contacto conmigo por varios motivos:

1. Hay algo que quieren cambiar en el comportamiento de su hijo y no saben cómo.
2. Al menor le pasa algo y los padres o maestros no saben qué es ni cómo ayudarle
3. El niño está pasando por un episodio difícil a algún nivel: acoso, divorcio, perdidas, suspensos, identidad sexual, etc.
4. El menor necesita herramientas para gestionar sus emociones, sus conflictos, sus relaciones sociales o con hermanos, etc.
5. Por derivación de profesionales del Servicio de Salud Mental Pediátrico o por derivación del propio pediatra.
6. Para un proceso de crecimiento del potencial del menor, el desarrollo de su talento y su empowement, afortunadamente no todo son problemas.
A pesar de que esos son los objetivos que los padres manifiestan, la forma de comunicárselo al menor, no es decirle que viene a un coach porque tiene un problema, sino que acude a un coach para sacar todo su potencial.

Dejamos aquí, pronto tendremos mas artículos..

Valeria Aragón.

Coach Profesional en Infantojuvenil y Familiar.

Si quieres formarte en Coaching Infanto Juvenil, nuestra formación es presencial en Albacete o modalidad streaming, desde cualquier parte del mundo, informate ingresando en AQUI

Deja un comentario