¿Por qué los adolescentes toman más riesgos? Artículo para padres que quieren entender y acompañar

Se ve a simple vista; aunque para algunos aspectos los adolescentes razonan de maravilla, en otros aspectos van de la impulsividad a la evitación, lo cual suele asustar a los padres.
Está demostrado biológicamente que el cerebro de los adolescentes es exactamente como debe ser en esta etapa «Estamos muy acostumbrados a ver la adolescencia como un problema, pero cuanto más averiguamos acerca de las características singulares de ese período de la vida, más nos parece una fase funcional e incluso adaptativa. Es exactamente lo que hace falta en ese momento de la vida», afirma la neurocientífica B. J. Casey, conocida por sus estudios del cerebro de los adolescentes.

Bien, te propongo que lo mires así:
Tu hijo ahora NECESITA: Descubrir, experimentar, transgredir y aclararse con su mundo interior, y aunque te gustaría ser ahora su principal referente para todo ello, NO LO ERES, ni debes serlo, pues no es el paso natural a la vida adulta. Necesita experimentarse a sí mismo más allá de las estructuras familiares de origen, y si no lo hace, no madura.

Fíjate que curioso; estudiaron a un grupo de adolescentes en relación a un videojuego donde había que tomar gran número de decisiones rápidas que iban ligadas a riesgos. Cuando el adolescente estaba solo ante el videojuego, tomaba prácticamente las mismas decisiones que un adulto, PERO cuando incluían a sus iguales observándoles, los motivadores cambiaban y tomaban decisiones con mucho más riesgo. Es decir no es que no vean los riesgos o no tengan capacidad para razonar, es que cuando hay otros motivadores sociales de por medio, la cosa cambia y mucho.

Gracias a su hipersensibilidad a la hormona neurotransmisora de la OXITOCINA, está absolutamente motivado por sus relaciones sociales, es decir, sus iguales son los máximo, y si sus amigos y parejas son insatisfactorias lo perciben como riesgo para su existencia, de ahí lo dramáticas que son muchas de sus reacciones y comportamientos.

También están condicionados en este periodo por su sensibilidad a la DOPAMINA, que aunque es fantástica para la velocidad de aprendizaje, es también un intensificador de recompensas; si la recompensa es valiosa, el riesgo pasa a un segundo lugar, de ahí la respuesta a la pregunta ¿por qué los adolescentes arriesgan más? pues porque si la situación de riesgo puede aportarles algo que desean (popularidad, placer, reafirmación) valorarán el premio mucho más que los adultos y el riesgo… “¡bah! No pasará nada!”

Está demostrado científicamente: En las funciones ejecutivas “frías” (problemas abstractos), los adolescentes tienen rendimientos en las pruebas similares a los de un adulto, mientras que en las “calientes” (las emociones juegan un papel fundamental) y es ahí donde muestran grandes dificultades. Y es que la parte de su cerebro que regula gran parte de su comportamiento está aún en obras, con lo cual, la mayor parte de los impulsos emocionales no encuentran una barrera que pueda contener la intensidad emocional que motiva la conducta.

¿Y entonces qué?
Si tratas de controlarlo para que no se estrelle, no permites que avance en su ciclo de vida, lo infantilizarás, creerá que no crees es el/ella, y aumentarás su inseguridad, que se puede manifestar tanto en rebeldía como en sumisión y te aseguro que ninguna de las dos opciones es sana.

La clave, es cómo hacer para que perciba que te tiene si te necesita y que al mismo tiempo pueda experimentar sin daños graves. Te adelanto que la cosa va de comunicación afectiva y efectiva.

Me gustaría creer que desde este enfoque, puedes comprender mejor lo que pasa por la mente de tu hijo, que puedes comprender mejor algunas de sus decisiones y ver más allá del look de turno, los aspavientos, gestos, dramas y actitudes. Solo desde esta compresión NORMALIZARÁS este periodo y podrás acompañar sin juicios. Pero, si no lo he conseguido del todo, no olvides que aunque sería del agrado de muchos padres que sus hijos maduraran antes, de ser así, la especie humana sería menos inteligente, DEMOSTRADO CIENTÍFICAMENTE 😉

Valeria Aragón
Coach Infantojuvenil y familiar.

Deja un comentario