La soledad, cómo afrontar el sentimiento ¿Y cuando me siento solo@, qué?

A menudo, cuando se habla del tema de la soledad, todos diferenciamos entre la soledad elegida, es decir lo momentos de recogimiento que quiero para mi mismo, de otra sensación muy diferente, similar al vacío, la incomprensión, o inseguridad, que podríamos llamar sentimiento de soledad. Este sentir aparece tanto cuando estamos acompañados como cuando estamos físicamente solos. Se evidencia entonces, que la soledad es a todas luces una experiencia interna, que tiene que ver con nuestra percepción de lo que tendría que haber sido y no esta siendo.

Si lo piensas bien la soledad es lo que más tememos, es lo que está en el fondo de muchos de nuestros miedos, y comportamientos. Como decía MASLOW en la jerarquía de las necesidades humanas, por encima de comer y la seguridad, está la afiliación, es decir, nuestra necesidad social de pertenecer. También, por observación verás que la fórmula que necesita todo bebé para su pleno desarrollo es: AFECTO, CUIDADO/PROTECCIÓN Y RECONOCIMIENTO, cuando alguna de estos aspectos nos falta, sentimos SOLEDAD Y DESAMPARO.

Al principio de nuestra vida, como seres vulnerables y dependientes, tomamos ese afecto, cuidado y reconocimiento de nuestros padres, pero sabremos que hemos llegado a la madurez emocional cuando dejamos de buscarlo fuera de nosotros y nos responsabilizamos de dárnoslo a nosotros mismos.

Sabrás que no te estás responsabilizando cuando con tal de no sentir la soledad, trates de agradar, culpes, dejes que te culpen, evites los conflictos, entres en conflictos, mantengas relaciones que no son sanas para ti… todo con tal de no entrar en contacto con ese dolor.

Por otra parte esto lo tenemos tan instalado socialmente que cuando vemos a alguien solo, se nos activa cierta compasión, como si fuera “no tener con quien estar”, quiere decir que “esta incompleto”, que “pasa algo”. Si vamos al cine solos, o viajamos solos, o vemos a alguien que lo hace, aun existe la percepción de que algo no va bien, como si no nos hubieran enseñado a estar en soledad y a la vez sentirnos plenos.

Bien, ¿Y que hago con mi sentimiento se soledad?

Descubrí algo de mi soledad, que ha resultado ser común a todas las personas con las que trabajo la soledad. Cuando la siento, estoy victimizada, pretendo que otros hagan algo diferente, ó que la vida rediría su rumbo por mi, y ante la frustración de no lograrlo, huyo… HUYO cargándome de trabajo, HUYO con horas de televisión, HUYO entre torres de libros, HUYO con llamadas pendientes, otros sin embargo, HUYEN corriendo, HUYEN de cañas, HUYEN limpiando, HUYEN pendiente de las redes sociales, lo que todos estamos buscando en ese huir, es lo mismo,“el cambio de atención” en un intento de no sentir, pero allí está, y mientras tanto, YO ESTOY HUYENDO DE MI.

Lo primero es DARTE CUENTA de cómo huyes, sobra decir, que también hacemos todas estas cosas y no estamos huyendo de nada, sino haciendo lo que queremos, pero creo que sabrás diferenciar cuando es “en modo huida” y cuando no.

Lo segundo es no HUIR, y quedarte CONTIGO MISMO.

Míralo así, todos tenemos la necesidad de comunicarnos, y esto viene de una necesidad anterior que es la necesidad de comunicar los afectos, de expresar amor, pero ¿y si no fuera solo hacia los otros, sino a ti mismo? Suena a libro barato de autoayuda, pero te muestro cómo me funciona. En mi sensación de soledad, no me estoy haciendo totalmente cargo de mi mismo, me habitan emociones, pensamientos que no quiero sentir y rechazo, y busco que otros cambien para dejar de sentirlo, ESTO NO FUNCIONA y estoy proyectando fuera lo que me pasa dentro de mi. Es decir, cuando rechazas partes de ti, porque no te gustan, esas partes de ti, que también son tu, se sienten solas, no comprendidas, excluidas. Te propongo que aprendas a comunicarte con esas partes de ti que rechazas y mostrarles el mismo afecto, que sin duda le mostrarías a cualquier persona que te importase y que sabes que pertenece, que tiene derecho a estar, con una mirada compresiva y afectuosa.

Cuando somos capaces de hacer esto con nosotros mismos, el sentimiento de soledad se transforma en algo difícil de explicar con palabras… es una mezcla de plenitud, fortaleza y libertad. Se activa una creatividad propia del que se siente completo y dueño de sí mismo, suceda lo que suceda en la vida. Esto se aprende haciéndolo, sintiéndolo, no se trata de entenderlo, si no de vivirlo. Este artículo es para lo

comprendas pero si no lo haces, no valdrá de nada. Comprender algo, no es la cosa en si misma. Si aun no sabes hacerlo solo, busca la manera de aprenderlo, es tu responsabilidad.

Valeria Aragón – Coach & Trainer.

Si quieres formarte en Inteligencia Emocional y conocer sobre el tema de la soledad y mucho otros mas. Apúntate a nuestro Curso de Inteligencia Emocional AQUI

Deja un comentario